Un parado leonés de 27 años y un estudiante de 19 han sido imputados como presuntos implicados en la mayor operación realizada en España contra la pornografía infantil, según informó ayer la subdelegación de Gobierno en León a través de una nota de prensa.

Las actuaciones tuvieron lugar los días 24 y 25 de septiembre pasados, en dos domicilios diferentes de la capital.

121 personas han sido detenidas en total y otras 96 están implicadas en la tenencia y distribución de material pedófilo en la red. Más de 800 agentes de la Policía Nacional en toda España han intervenido millones de archivos de video y fotografías , algunas de ellas con agresiones a menores de extrema dureza.

El perfil de los detenidos es muy amplio. Desde pilotos comerciales hasta taxistas, pasando por conserjes y empleados de banca. El margen de edad que comprenden las imputaciones también fluctúa entre los menores de edad y los jubilados. Se han intervenido 347 discos duros, 1.186 discos, 36 ordenadores portátiles, 15 lápices ópticos, dos cámaras de fotos, dos cintas de video y siete tarjetas de almacenamiento.

La «Operación Carrusel» se puso en marcha en julio del año pasado en colaboración con la Policía Federal de Brasil y viene a corroborar las excelencias de las actuaciones de la Policía Nacional, recientemente galardonada por Unicef como el cuerpo policial europeo más eficaz en la lucha contra los contenidos pornográficos en la red de internet.